Pintura, realismo y movimiento de HAMISH BLAKELY.


Pintura figurativa con excelente manejo de la luz desde El Reino Unido.

Pintura de HAMISH BLAKELY



Por: Redacción Bicicleta

En la pintura de HAMISH BLAKELY habita el romanticismo, el apego por el dibujo exigente, el interés por las escenas casi intimas en color y el movimiento de las parejas en movimientos a ritmo de tango o flamenco. Este artista fue un obstinado del lápiz y de la producción a blanco y negro, hasta que un día le dio por probar el uso del color, fue entonces cuando descubrió que su propuesta podía impactar aún más.


Antes de adquirir prestigio por su pintura, HAMISH BLAKELY se dedicó a la ilustración, campo en el cual también brilló gracias al dominio del dibujo de la figura humana. Desde esa época mostraba interés por crear obras en las que el espectador se sintiera seducido por las escenas realistas y detalladas, tratando de contar historias completas y alejado de la pintura abstracta en donde es necesaria la explicación del artista para entenderla. Lo más llamativo del trabajo de pintura de HAMISH BLAKELY es el manejo de los detalles, no descuida estampados en las faldas femeninas, ni las traviesas luces que se reflejan en cuerpos y ropas; esa rigurosidad en el manejo del volumen y el color hacen parte del encanto de su producción.

Compartimos diez muestras del trabajo de pintura de HAMISH BLAKELY, tomadas de su website y en especial del apartado “Danza”, pero recomendamos también sus otras galerías dedicadas a la mujer, al hombre, a los años veinte y la época de plata.


Pintura de HAMISH BLAKELY
Pintura de HAMISH BLAKELY
Pintura de HAMISH BLAKELY
Pintura de HAMISH BLAKELY
Pintura de HAMISH BLAKELY
Pintura de HAMISH BLAKELY
Pintura de HAMISH BLAKELY
Pintura de HAMISH BLAKELY
Pintura de HAMISH BLAKELY
Pintura de HAMISH BLAKELY


Si te gustó esta nota, te invitamos a compartirla en facebook, twitter y Google+; además puedes opinar sobre la misma o contarnos datos adicionales del artista en el área de comentarios.
Con tecnología de Blogger.